Hoy es Miércoles, 17 diciembre 2014   Última actualización: 3:20 pm
Sucesos 19/09/2013 5:00 am

Pran de Sabaneta: “No me gusta la violencia”

  “El Mocho Edwin”, quien junto a sus compañeros de celda asesinó y descuartizó a 16 presos en la cárcel de Sabaneta en el estado Zulia, dijo que actuaron de esa forma porque sus víctimas, extorsionaban y secuestraban dentro del mismo penal. “Aquí ya todo está tranquilo, nosotros queremos la paz, nosotros no queremos violencia”, agregó

Lo acontecido entre el pasado lunes y martes en la Cárcel Nacional de Maracaibo, estado Zulia, mejor conocida como Cárcel de Sabaneta -un enfrentamiento entre bandas internas en una lucha por el control de la prisión que dejó 16 muertos- pone una vez más en evidencia, el horror que se esconde detrás de las rejas que rodean las penitenciarías venezolanas.

Según el director del Observatorio Venezolano de Prisiones, Humberto Prado, con el reciente enfrentamiento que tiñó de sangre la Cárcel Nacional de Maracaibo, los privados de libertad resaltaron que “ellos tiene el control del penal” y advirtieron a la ciudadanía sobre la realidad que viven a diario.
En un supuesto audio de Edwin Soto -conocido como El Mocho Edwin- presunto pran de Sabaneta, presentado a través de un programa radial zuliano, el reo explica que la masacre se llevó a cabo porque los ahora fallecidos extorsionaban y secuestraban a las personas del mismo penal. “Ellos se lo buscaron y ahora todo está en paz, a mi no me gusta la violencia, queremos la paz”, habría afirmado el “líder negativo”.

Lo acontecido entre el pasado lunes y martes en la Cárcel Nacional de Maracaibo, estado Zulia, mejor conocida como Cárcel de Sabaneta, pone una vez más en evidencia, el horror que se esconde detrás de las rejas que rodean las penitenciarías venezolanas.

Un hecho que parece extraído de una película de terror, vio luz dentro de esta reclusorio, donde al menos 16 reos –cifra que arroja las fuentes oficiales- fueron asesinados, producto de un enfrentamiento entre bandas internas, que al parecer buscaban hacerse con control de varias zonas del penal.

Según reseñaron diarios locales, durante la brutal masacre, los cadáveres fueron descuartizados luego de recibir hasta 50 impactos de impactos de bala. Incluso, a algunos le extrajeron los órganos del cuerpo. Se dice que dos de los occisos fueron entregados sin ojos y uno sin corazón, mientras que a los otros los desprendieron de sus piernas, brazos, orejas y penes.

Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones, explicó que con tal acontecimiento, los privados de libertad enviaron un mensaje “muy claro”, el cual indica que “ellos tiene el control del recinto” y advirtieron a la ciudadanía sobre la realidad que viven a diario.

“A mi modo de ver, con las mutilaciones, los perpetradores quisieron decir a la población de reclusos, que son ellos quienes tienen las armas y por tanto es mejor no buscarles problemas, y mostraron a los ciudadanos el daño que hace la cárcel”, indicó el experto.

Muerte anunciada

Prado, indicó que está situación “es la crónica de una muerte anunciada” dado a los acontecimientos que antecedieron a la masacre. Tras la muerte de Pedro Caldera, uno de los cabecillas de La Máxima de Sabaneta -abatido por el CICPC en un local ilegal de expendio de licores, pese que cumplía una condena de 10 años- quedó un vacío de poder.

Ante esta situación, se emprendió una lucha entre los reclusos para hacerse con el liderazgo. Entre mediados de agosto hasta el pasado lunes, ya se habían registrado al menos nueves homicidios, uno de ellos descuartizado y varias heridos, que posteriormente se le sumaron los recientes 16; siendo un total de 25 fallecidos en menos de un mes.

“Por la falta de autoridades en las cárceles, los presos se han visto en la necesidad de hacer su propio gobierno, buscando cada día tener más poder internamente. Mientras que el Estado, lamentablemente, no han impulsado políticas para cambiar esto de una manera estructural, sino simplemente actúan con pañitos calientes”, rechazó.

Asimismo, criticó la acción de la Guardia Nacional Bolivariana durante el motín, explicando que “lo único que hizo fue abrir la puerta para dejar salir a los muertos”. Otorgándole además, parte de la responsabilidad de lo sucedido, ya que poseen la custodia externa del penal y por ende, todas las armas dentro “entran por la misma puerta, no caen del cielo cuando llueve”.

Ministerio ineficaz

El director, señaló que desde la creación del Ministerio de Asuntos Penitenciarios, sólo se ha logrado organizar a la población reclusa, labor que han llevado a cabo de una forma “totalmente ineficaz” y contraria a como lo haría un experto en las materia, que sería normalizando la situación legislativa, personal, poblacional e infraestructura.

Finalmente, explicó que unas de las formas de evitar que el sangriento escenario se repita, es actuando de la mano con la iglesia, el sector privado, las universidades y todas las instituciones interesados en el sistema carcelario, para intercambiar ideas, “entrompar el problema” y buscar soluciones.

“Ellos se lo buscaron”

En un supuesto audio de Edwin Soto -mejor conocido como El Mocho Edwin- presunto pran de Sabaneta, presentado a través de un programa radial zuliano, el reo explica que la masacre se llevó a cabo porque el grupo de reclusos –hoy occisos- extorsionaban y secuestraban a las personas del mismo penal.

“Nosotros lo hicimos por un bien me entendéis, no por un mal (…) No nos gusta la violencia, pero si nos buscan nos consiguen. Ellos mismos se buscaron lo que pasó, se pusieron a extorsionar a la gente (…) eso nosotros no lo vamos a permitir (…) digan que aquí ya todo está tranquilo, nosotros queremos la paz, nosotros no queremos violencia”, se explica en parte del sonido que dura poco menos de un minuto.

Tranca en el puente

Las horas de desesperación que vivieron los familiares de los reos pertenecientes a la Cárcel de Sabaneta, estado Zulia, quienes postradas en las entradas del reclusorio escuchaban las detonaciones y gritos de súplicas de sus allegados sin poder hacer nada, los llevó a bloquear el paso por el puente Rafael Urdaneta, durante la tarde del martes, colapsando el tránsito en la zona.

Según los diarios locales, los manifestantes exigían el traslado inmediato de los pranes “El Mocho Edwin” y “Barney” que supuestamente comenzaron el enfrentamiento. Además, denunciaron que los reos tienen en su poder más armas de fuego que la misma Guardia, especificado que “El Mocho” tiene en su poder una “calibre 50”.

Comparte

También le puede interesar

Sucesos

La Voz en tu correo

Ingresa tu correo electrónico:

Encuesta

Usted cree que el gobierno esta abordando con eficiencia la lucha contra la corrupción?

Ver resultados

Loading ... Loading ...